jueves, 23 de enero de 2020

Quatre nuits d'un rêveur

Una historia basada en el libro de Fiódor Dostoyevski.

Imagen de: https://www.filmaffinity.com

Nos encontramos con Jacques, un artista en el total sentido de la palabra. ¿Por qué decido clasificarlo en esa palabra?, porque Jacques nos expone la desazón y esperanza que se puede vivir siendo un soñador.Un soñador que encuentra el amor en donde sea, pero que también las pequeñas obesiones que genera día tras día le dejan una resaca emocional amarga.

En una de sus caminatas nocturnas encuentra a Marthe, una mujer quién tienen la intención de suicidarse lanzandose del puente del río Sena (por una desilusión amorosa), pero que obviamente es intervenida por nuestro protagonista y deciden compartir sus historias de vida. Era de esperarse que Jacques genera su amorío mental y en lo que queda de película alimentará en tres noches más ese amor desinteresado, absoluto, invasivo. 

Existen dos escenas que no olvidaré: Jacques siendo feliz en un campo de flores, esta imagen nos demuestra que en algo tan simple se puede encontrar una dicha, y la otra escena es cuando Marthe observa su cuerpo frente a un espejo, que señal de egocentrismo y hedonismo más hermoso.

Fue dificil encontrar el script original, así que tuve que echar mano de los subtítulos de la película para poder compartir con ustedes una de las reflexiones de nuestro soñador:
"Hay días horribles en que me parece que no puedo seguir viviendo. Veo a la gente agitada y enfurecida, y mi sueño se vuelve: chato, aburrido y me doy cuenta de que todo lo que aprecio jamás existió. 
No hay nada que lamentar.
Lo que perdí es un cero perfecto"

Y el hermoso final:
"Oh Marthe! ¿qué podré hacer para que tus ojos brillen con esa llama y hace que tu cara se ilumine con esa sonrisa?
Gracias por tu amor.
Y bendita seas por la felicidad que me brindas"
Seguimos soñando... pero el sueño se debe terminar.

sábado, 18 de enero de 2020

Escritos sin destinatario

Nos gusta enviar botellas al mar esperando alguna respuesta...

 
Edward Hopper Rooms by the Sea 1951

 

Entre trazos y borrones 

 

Proyectamos un lienzo sobre nuestras vidas,
dibujamos la alegría de encontrarnos
la espera de tantos años, para dar con nuestro pacto.

Trazos de líneas azules y verdes,
pájaros libres, árboles prósperos...
Pero de la nada, el lienzo se estropeó.

El verano arrasó con los árboles,
mató a los pájaros
y llenó el lienzo de un color infernal, asemejando la muerte.
Ahora el lienzo ha ido a parar a la basura,
ya no tiene reparo.
__________________________________________________

Hace poco en una serie me encontré con un análisis muy bonito:


B.M: People make mistakes.

F: That's why they put rubbers at the end of pencils.

B.M: Is that a joke?

F: I don't know.


viernes, 17 de enero de 2020

Girl, Interrupted

¿Qué se puede ganar con la tristeza?

Imagen de: https://www.amazon.es
Un clásico de 1999, basado en las memorias de Susanna Kaysan quien describe su paso en un hospital psiquiátrico durante los años 60. Al ingresar al Hospital Claymoore se encuentra rodeada de pacientes con diferentes patologías lo cual le generan cierta decepción e indiferencia. A medida que pasa el tiempo vive diferentes experiencias que la obligan a confrontarse y decidir qué hacer para poder estar mejor. Excelente el trabajo de Winona al igual que Angelina quién ganó el Oscar como mejor actriz de reparto por esta película.

Despúes de terminar la película, reflexioné sobre el tema un poco, estamos atiborrados de tanta información sobre las enfermedades mentales pero aún no somos concientes de la magnitud del asunto: ¿qué sentimos? y ¿por qué? La mayoría de personas asocian ir a terapia a la locura, pero es completamente erróneo. Todos somos diferentes y en algunos casos se requiere ayuda porque nos saturamos de nuestros pensamientos y emociones que perdemos el norte de la vida. (Sí, existe un camino)

¿Hasta donde nos permitimos caer en nuestros defectos?¿Afrontamos las cosas con la total madurez necesaria? Son muchas preguntas que se pueden enlistar a partir de una vaga reflexión sobre la mente y la vida, pero así como llegamos a un enredo, podemos encontrar el viaje de regreso. Sentí que era una metáfora: cuando vemos que el taxista que recoge a Susanna para llevarla a su hogar, fue el mismo quién la llevó al Hospital.

Entre todos los argumentos de la película, me gustó mucho una parte de la conversación que tiene la Dra.Valerie con Susanna ella le pregunta sobre qué le hubiese dicho a Daysi:

V: What would you have said to her?

S: I don't know.
That I was sorry.
That I'll never know what it was like to be her.
But I know what it's like to want to die.
How it hurts to smile.
How you try to fit in, but you can't.
How you hurt yourself on the outside...to try to kill the thing on the inside.


Le dedico este post a todas las personas que están buscando respuestas y siguen en su lucha, por favor, no abandonen el camino.


sábado, 16 de marzo de 2019

Esperando nada- ¿puede ser posible?



Y creció a mi lado como un árbol toda una ilusión...

 

Las canciones de Antonio Vega han sido un aliciente para esos momentos donde no se sabe qué hacer, donde el paraíso se encuentra lejos y la incertidumbre está a flor de piel.

Entre todo y nada, tan solo queda esperar... ¿Esperar?... Sí, esperar nada.

sábado, 9 de marzo de 2019

Los amores retornados


En un sitio poco convencional se ha dado nuestro encuentro,
las sonrisas fueron el primer saludo, algo no tan forzado
sólo una señal de cortesía, posiblemente una pequeña empatía
diferenciándonos entre las personas que nos rodeaban.
El tiempo de la estadía en ese sitio parecía congelarse,
a medida que nuestras palabras salían de los cuerpos
preguntas que aunque simples, estaban contruyendo un cauce,
desenterrando toda la curiosidad que cada uno producía.
"¿Te gustan los desayunos tarde?": "Sí, aquellos donde las tostadas se queman y el chocolate está ligeramente frío".
Sonreímos y compartimos un cigarrillo
que aunque ya no fumara me hacía sentir parte de una complicidad.
Sin que lo hayamos percatado el momento de la despedida se presentó
nos despojamos de la poca timidez que quedaba y tomados de la mano
fuimos caminando hasta la parada de buses.
Con una tinta azul de un esfero que encontraste entre tus cosas
cada uno escribió su número de contacto en la mano derecha,
abordamos los buses y nos despedimos moviendo las manos a lo lejos.
A lo mejor te llame ahora, o lo harás mientras voy pensando
en esos amores retornados, aquellos que no son libreteados
esos que simplemente ocurren.

lunes, 18 de febrero de 2019

This means nothing to me







Han pasado tan sólo unas cuantas horas de lo que llamaría una ruptura premeditada
Y estoy en la acera mirando las grietas de un andén, reproduciendo varias veces en mi mente aquél estribillo “This means nothing to me”
Supongo que serán unos días donde el auto reproche será la sobremesa de cada comida, y el querer devolver el tiempo será un entre mes
Ojalá pudiera decir que carece de importancia, asemejarlo como cuando se pierde algo mínimo: un botón de repuesto, una moneda de menor cuantía.
Pero sé que no es así, será constante el extrañar y el pensar de lo que pudo o no ser…
Mientras tanto me engañaré cantando:  
“This means nothing to me”